domingo, 2 de abril de 2017

El código Da Vinci: Reseña de un libro sin terminar

Título: El código Da Vinci
Autor: Dan Brown




Número de páginas: 536

Sinopsis:

Robert Langdon, experto en simbología, recibe una llamada en mitad de la noche: el conservador del museo del Louvre ha sido asesinado en extrañas circunstancias, y junto a su cadáver ha aparecido un desconcertante mensaje cifrado. Al profundizar en la investigación, Langdom descubre que las pistas conducen a las obras de Leonardo Da Vinci… y que están a la vista de todos, ocultas por el ingenio del pintor. Langdon une esfuerzos con la criptóloga francesa Sophie Neveu y descubre que el conservador del museo pertenecía al Priorato de Sión, una sociedad que a lo largo de los siglos ha contado con miembros tan destacados como Sir Isaac Newton, Botticelli, Victor Hugo o el propio Da Vinci, y que ha velado por mantener en secreto una sorprendente verdad histórica. Una mezcla trepidante de aventuras, intrigas vaticanas, simbología y enigmas cifrados que provocó una extraordinaria polémica al poner en duda algunos de los dogmas sobre los que se asienta la iglesia católica.
*Obtenida de Casa del Libro

Opinión personal:

Es la primera vez que escribo una reseña sin haber acabado de leer el libro, pero creo que debo advertir a los incautos que, como yo, comiencen a leerlo esperando algo, al menos, entretenido.

En primer lugar, se trata de una novela llena de repeticiones de contenido. Los diálogos entre los personajes resultan tediosos y se explicitan factores que cualquier lector medio puede inferir fácilmente. 

Por otra parte, los personajes son bastante planos y desprovistos de personalidad, además de realizar preguntas propias de niños respecto a casos de investigación, cuando se supone que se dedican a ello profesionalmente (excepto el protagonista).

Además, la traducción y la edición dejan bastante que desear (probablemente por falta de tiempo al tratarse de un best seller), de modo que incluso he llegado a encontrar faltas de ortografía tales como confundir "porque" y "¿por qué?".

Lo que sí me estaba gustando de esta novela era el tema que trataba: el arte, las religiones... me parecía bastante interesante, pero la intriga no se consigue mantener debido a la torpeza de la redacción. 

En síntesis, con esta novela no me he entretenido, he desaprendido y mi tiempo de lectura se ha convertido en una obligación, cuando, bajo mi punto de vista, ha de ser siempre un placer. Si algo positivo he podido obtener es la decisión de leer solo lo que de verdad me haga disfrutar, pues dejar un libro a medias no es ningún delito, sin importar cuál sea, cuántos críticos lo hayan alabado o cuántos millones de personas lo hayan leído.




Calificación: 3,5/10


3 comentarios:

  1. Holaaa!! Has hecho bien en dejar esta lectura que no te terminó de conquistar. A mi me pasa pocas veces y muchas de ellas me obligo a continuar pero ya lo hago más por obligación para no dejarlo a medias. En muchos casos cuando son libros tan pesados es mejor dejárlos y si el día de mañana te apetece retomarla pues adelante. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Cada libro tiene su momento, aunque con este creo que el momento no me llegará nunca... un beso y gracias por comentar. :D

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar